A los/as maestros/as

El 11 de septiembre es el día en que festejamos formalmente nuestro día, el día del/los/las maestras/as
rindiéndonos mutuo homenaje a todos los que encarnamos cotidianamente la concreción de una escuela y una educación significativa y adecuada para nuestras infancias.

Quiero sostener este homenaje a través de las palabras de un querido Maestro Mendocino Marcelo Gutiérrez quien, entre otras cosas escribió para este día: “Hoy aquellos que asumimos el compromiso de enseñar, no debemos bajar los brazos, debemos luchar por una educación mejor, ya que ser educador es ser protagonista en el milagro de ayudar a crecer.

Esto implica comprender cuales son los desafíos actuales que la educación propone, entendemos que uno de ellos es su dinamismo infinito, sus cambios vertiginosos, sus avances y nuevas conceptualizaciones, que nos invitan a una constante profesionalización y reflexión sobre la práctica, desde los nuevos marcos teóricos y las investigaciones actuales, que hacen que los maestros estemos en constante movimiento hacia el gigantesco espiral del conocimiento.

Pero también debemos comprender que la educación no solo es conocimiento, sino también es un acto de infinito amor a la humanidad desde las primeras infancias hasta los más adultos que deciden continuar en el camino del saber.

Hoy, más que nunca debemos alzar firmes y seguros las banderas de la ética, la responsabilidad, la verdad, la honestidad, para que nuestros alumnos no las pierdan de vista.
Los valores, deberán ser ejemplo y cimiento, para entender, sortear y evaluar las dificultades que la vida actual le presenta a los niños.
Tenemos que lograr el compromiso de la familia y de las autoridades, porque estamos convencidos que la educación no puede acomodarse a las modas.
Porque ser maestros es lo mejor que sabemos ser y educar lo mejor que sabemos hacer.
Por éstas y tantas razones, sigamos adelante, … sembrando. Que pronto llega el tiempo de cosecha”.

Con el afecto de siempre.
Laura Pitluk