Mensaje de Fin de Año

Queridos todos!

Ya finaliza el 2019!!!

Antes que nada quiero agradecer, agradecer, agradecer…

Quiero, a su vez, recuperar un párrafo de un escrito perteneciente a Hebe San Martin de Duprat, que me marcó -hace muchos años- para siempre; ella decía que “a desigual punto de partida debemos alcanzar semejantes puntos de llegada”… y de eso se trata el trabajo sobre la diversidad.

Volver a sentir y expresar que finaliza un año difícil carece en estos momentos de sentido… no porque no lo sea (vaya si lo es), no porque mirar a nuestras infancias no continúe siendo un desafío inmenso, inmediato y absolutamente necesario… sino porque pese a todo aún estamos a tiempo de encontrar salidas que nos pueden volver al camino de la vida digna, los encuentros amorosos, los vínculos respetuosos y responsables, las instituciones educativas conformadas como espacios de seguridad, enseñanza, aprendizajes significativos y educadores centrados en la promoción de lo humano y en la confianza en la educabilidad (Merieu) de todos los sujetos del “mundo que quieran habitar en el suelo argentino”.

Esto por supuesto incluye a lo educativo desde un enfoque comprometido-facilitador-digno y a la concreción de las utopías posibles…

Con esfuerzo ¡si! pero aun soñando con un mundo pleno de posibilidades que se abre ante nuestros ojos cansados y nuestras miradas incansables que buscan aquellas opciones necesarias y posibles…
Mágicas ¡no! pero superadoras de -al menos- algunos espacios y tiempos de dolor… y por sobre todo concretando esas miradas e intervenciones a favor de nuestros niñas y niños, nuestras escuelas, nuestro ser docente, que solo se logran con educadores fortalecidos, conscientes, reflexivos, dignos…

Continuamos juntos en el camino educativo!!!

Con el afecto de siempre, Laura Pitluk