Travesías didácticas Nº 20 • Diciembre 2015

RevistaVirtual14CONTENIDO:

  • Los desafíos de la educación en torno a la Primera Infancia. Lic. Laura Pitluk
  • “Enlazando pensamientos”. Un encuentro posible entre la Filosofía con Niños/as y la Literatura en la Educación Infantil. Lic. Margarita Penadés
  • Descubriendo vacíos en la tarea y la formación docente. Prof. Stella Mary Figueroa
  • Acerca del rol docente en el Nivel Inicial… algunas certezas y reflexiones. Lic. Susana Beatriz Broda
  • Compartiendo experiencias. Propuesta pedagógica: Talleres 2015. Escuela Infantil 4 DE 17 CABA

EDITORIAL:

Queridos lectores, docentes, equipos de dirección, supervisores, inspectores, estudiantes de Nivel Inicial.

“Vamos a ver cómo es el mundo del revés…
Me dijeron que en el Reino del Revés…
Nadie baila con los pies, que un ladrón es vigilante y otro es juez
y que dos y dos son tres. Vamos a ver como es el mundo del revés”.
(María Elena Walsh)

Quien quiera ir que oiga….

¡¡¡¡Un nuevo año que finaliza!!!! ¡Y qué año!
Casi sin aliento, con la preocupación a cuestas y la incertidumbre a flor de piel, a los educadores, una vez más, nos compete situarnos en los lugares y espacios que nos permitan confrontar las injusticias para intentar construir un mundo mejor para nuestros niños…

Y, desde esta mirada, se hace necesario volver a pensar acerca de los vínculos escolares y los estilos de enseñanza que ponemos en juego en cada situación educativa, a fin de tomar decisiones acerca de las continuidades y rupturas deseadas.
“Claro que no siempre es necesario ni conveniente sostener aquello que se viene realizando, y mucho menos de la misma manera que siempre se realizó.

Detenerse a pensar qué hacemos, por qué y para qué lo hacemos, cómo lo hacemos, cuándo, dónde y con qué lo hacemos, nos permite detenernos a “mirar” con otros ojos y así poder pensar si verdaderamente queremos seguir sosteniéndolo o no, y qué le podríamos modificar para actualizarlo o enriquecerlo sí nos decidiéramos por el SI.

Todo aquello que realizamos por inercia nos lleva a transformar lo posible en algo reiterativo sin sentido, nos cierra las puertas a nuevas ideas y acciones, nos deja vacíos de proyectos diversos, de deseos y utopías posibles. Y, seguramente, cuando podemos mirar el entorno y nuestras acciones con ojos abiertos a la creatividad y detenernos a observar y observarnos, surgirán nuevas propuestas.
En demasiadas oportunidades los educadores no nos animamos a probar cosas diferentes por temor al fracaso o a la crítica… pero no hay fracaso mayor que no atreverse, especialmente cuando la profesión que desarrollamos se trata de educar a los niños pequeños… ávidos de conocer y comprender la realidad, sedientos de experiencias y deseosos de experimentarlas, creativos, movedizos, inquietos, sumamente dependientes de 

la mirada de los adultos y sus acciones a la vez que ansiosos de autonomía e independencia, exploradores innatos y “respetuosos forzados” de las normas sociales, vulnerables, dispuestos a atreverse y a “absorber” todo lo existente en este mundo…

De ahí nuestra inmensa responsabilidad docente, conocedores de la potencia de nuestras actitudes y acciones en todas estas posibilidades con las que cuentan nuestros alumnos, que podemos favorecer u obstaculizar…
De ahí nuestra responsabilidad profesional al asumir esta tarea tan importante, rica, conmovedora y compleja.

Detenerse a pensar una y otra vez acerca del lugar de los educadores como agentes fundamentales en las posibilidades educativas de los niños y en el sentido de las tareas y acciones escolares en la primera infancia, nos lleva a asumir actitudes consecuentes con el respeto y la responsabilidades que nos competen, a encontrar las mejores posibilidades sin rendirnos jamás frente a los desafíos para encararlos sin bajar los brazos.

La famosa frase del Quijote: “Ladran Sancho, señal de que cabalgamos”, sintetiza muchas de las ideas con respecto a la importancia de las búsquedas docentes, el movimiento constante en el devenir educativo y el necesario deseo educativo de siempre “ir por más”.(1)

Pensar sobre las diferentes concepciones educativas, nos ayuda a definir explícitamente que tipo de sujeto queremos formar. El estilo de las propuestas de enseñanza sostiene la diferencia entre enfoques bien distintos: puede basarse en la repetición lineal y la ejercitación vacía de sentido que implica un aprendizaje por repetición, no significativo, por lo cual no implica una verdadera apropiación basada en la comprensión y en las relaciones de sentido; pero puede presentarse desde un enfoque completamente diferente, que se sostiene en las relaciones con significado, la pertinencia, las posibles respuestas múltiples, la participación activa que da lugar a la diversidad y complementariedad de ideas y acciones. Cuando pensamos en la escuela que queremos para nuestros niños, nos referimos a esta segunda opción. Pienso en la escuela como un espacio de enseñanza y “transmisión” de determinados y seleccionados aspectos de la cultura; creo en una transmisión transformadora, participativa, abierta, comprometida, flexible, significativa, contextualizada. Y, como ya exprese, considero que esto se manifiesta en cada propuesta, en cada relación, en cada actitud, en cada acción…

Por eso la fortaleza imprescindible de nuestras reflexiones y acciones… como pilares fundamentales de una sociedad que esta pidiendo a gritos equidad, respeto y mirada en el bien común.

¡Seguimos por el sendero educativo construyendo juntos la mejor educación, la escuela más fortalecida y convocante, los espacios y tiempos escolares más sabios y placenteros que nos sea posible!

“¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón.
Tanta sangre que se llevó el río. Yo vengo a ofrecer mi corazón.

No será tan fácil, ya se que pasa. No será tan simple como pensaba.
Como abrir el pecho y sacar el alma. Una cuchillada del amor.

Luna de los pobres siempre abierta. Yo vengo a ofrecer mi corazón
Como un documento inalterable. Yo vengo a ofrecer mi corazón

Y hablo de países y de esperanza. Hablo por la vida, hablo por la nada.
Hablo de cambiar esta, nuestra casa. De cambiarla por cambiarla no mas.

Quien dijo que todo está perdido. Yo vengo a ofrecer mi corazón.”

(Fito Paez)

Afectuosamente, Laura Pitluk.

(1) Pitluk, Laura. (2015).  El Juego en Sectores en la Educación Inicial. Una propuesta necesaria que fortalece los aprendizajes infantiles. Montevideo. Uruguay.