Homenaje a Beatriz Ortiz

AMIGA, CON MAYÚSCULAS, SIMPLE Y HERMOSAMENTE AMIGA QUERIDA… BEA… BEATRIZ IRENE ORTIZ para tu currículum que tantas veces mencioné en todos estos años.

Y tuve que esperar unos días para aquietar al menos un poco el profundo dolor… y poder nombrarte como te mereces, a lo grande…por tu ser amiga y profesional de una increíble belleza, sabiduría y potencia.

INTENTO aquietar un poco las ideas, los planes que nos quedaron truncos de repente, algunos desde la impactante noticia en julio, otros que se iban modificando en este día a día tan complejo que te tocó y nos tocó transitar juntas apoyándonos con Elena (la Santa Cruz como le decías) en ese entramado eterno de las tres construyendo juntas un mundo nuestro y encima mejor para todos. Intentando con Elena día a día y a toda hora poder encontrar opciones posibles, difíciles, pero sostenidas en la utopía casi mágica de que todo podía seguir siendo como antes, como siempre, como tantas veces… Entonces, vamos al negocio de ropa que nos gustaba ir porque vos querías comprarte ahí un pantalón… mejor el sábado próximo que seguro y gracias al tratamiento estarás mejor… el café para dentro de unos días… el nuevo encuentro (uno más por fin casi post pandemia) en nuestro museo Evita con Elena y el entrañable amigo Carlos Canosa ni bien venga el calorcito y con tapa boca… el adeudado artículo con la amiga Edith Weinstein sobre lo que llamamos jocosamente la “carpetita de trabajitos”… en el verano el crucero las dos con nuestros bastones…el conversatorio mejor en noviembre (con Laura López Blanco amiga del Portal Educativo apoyándonos una vez más en los proyectos) para que ya esté todo más encaminado, el encuentro con las alumnas de taller 5 de la amiga del alma Vivi Finkelberg que necesitaban el asesoramiento de “la” especialista de Nivel Inicial sí porque eso me  llena de vida, las videoconferencias compartidas con el peruano o el tandilense sí porque me divierte y al ser por zoom… los viajes para dar cursos igual recomenzarán el año próximo y tenemos tiempo… y en que más te puedo ayudar amiga… amándome que ya lo haces y sosteniéndome en lo laboral que también lo haces…cerca de los que cotidianamente lo estuvieron siempre… y tus amados hijos tantas veces mencionados en tus conferencias en relación con su escolaridad y ¡las maestras!, tu emoción por este hoy sostenido por ellos con profundo amor y cuidados, con la hermosa presencia de tus nietas y los cuentos y la juguetería… y el olor a guiso de lentejas en tu casa (tu amada casa llena de libros y escaleras), tu perro y sus largos paseos por el barrio… y tu poder para divertirte y reírte de todo pese a todo… porque el dolor físico sí que lo complica… y la pucha que ya lo sabemos.

Y entonces se plasma, indefectiblemente, verdadero, que lo cotidiano se vuelve mágico…

Y lo inexplicable de la vida, y lo más doloroso que se manifestó con toda su perversidad, y lo impensable aunque tan previsible que te quita las esperanzas, la confianza y hasta las ganas… porque ¡qué cuesta arriba es seguir el camino sin vos amiga querida! Sin tus te quierooooo al cortar cada llamada, sin tu risa bella e intensa cuando nos divertíamos de los comentarios de tantos, sin nuestros enojos cuando hablábamos de las miserias humanas en todos los sentidos (político, educativo, vincular…).

La literatura y el Nivel Inicial te lloran con profunda tristeza y reconocimiento.

Yo ya te extraño profundamente, te recuerdo constantemente, te homenajeo con todo mi amor.

Sabemos que escribir, sostener los ideales y la memoria y estar junto a los seres amados nos nutre y se conforma como esa famosa red de sostén que lo hace todo posible.

Tu amiga Laura Pitluk.